viernes, 30 de septiembre de 2016

Nubel, un jardín de nubes





















































La propuesta que hemos desarrollado para el restaurante NuBel se basa en un sistema flexible de fractales para organizar el espacio. Desde el plato y la mesa, hasta las alfombras, usamos el círculo como geometría base. NuBel es el lugar donde el mundo de sabores, colores, sonidos e imágenes se encuentran. El círculo es integrador, humaniza el espacio, y acoge tanto al público como al individuo.








Cuando pensamos en qué hacer debajo del cielo rojo de Nouvel, tan contundente, sentimos que nuestra intervención sería sensual y femenina, dialogando con las formas del espacio, y a la vez creando una identidad, una presencia diferente. Era complejo tomar una actitud frente a un espacio con esa presencia rotunda de granito en cuadrícula y ese rojo brillante. Decidimos tomar una postura que mezcla lo emocional y lo funcional, siempre pegada al suelo.

Queríamos crear una atmósfera sutil, acogedora y única, un jardín de nubes. De ahí nuestro nombre, y su guiño al autor original del espacio.



Siempre imaginamos una paleta amplia de colores y sabores que se superponen, que abrazan e invitan, donde personas de distinta raza, edad, país y condición, puedan descansar y nutrirse, literalmente, y también del ambiente.



More-co ha diseñado todo el mobiliario, iluminación y alfombras del restaurante, respetando siempre el germen del proyecto, el círculo, y aplicando el color como si fuera una acuarela, donde todo se mezcla.


NuBel es una plaza, un lugar en torno al cual nos reunimos, un espacio “redondo”.




viernes, 19 de agosto de 2016

¿Qué hay detrás del diseño biosaludable?

Hoy queremos contarte lo que hay detrás de un espacio "bonito".
Porque el diseño es una herramienta que debe responder a un objetivo mayor. En el caso de El Huerto de Lucas, a la salud y el bienestar.





lunes, 27 de julio de 2015

Cómo fotografiar arquitectura de interiores






Siempre me ha sorprendido la perfección de las casas en las revistas de arquitectura e interiorismo. En estas imágenes no se ve ropa sobre la cama, la tostadora en la encimera de la cocina, los botes y geles del baño y los espacios están siempre llenos de luz, siempre impolutos. ¿Son estas casas realmente así?

Os vamos a mostrar algunos trucos de la fotografía de arquitectura, que solemos utilizar para realizar nuestras publicaciones en revistas y páginas web.  

Las imágenes están llenas de "mejoras", como lámparas que desaparecen o muebles que se llevan allí sólo para el día del reportaje.  ¿Notáis los cambios entre estas dos imágenes?

La lámpara del comedor sufrió un ligero retoque.

La fotografía de arquitectura se caracteriza por ser descriptiva y sencilla. Debe mostrar los espacios con el mayor realismo posible, mantener las proporciones y no deformar las perspectivas.  El fotógrafo Javier Ortega (javierortega.es) hace que las casas se vean "bien vestidas" a través de su objetivo.



Esta naturalidad con la que se colocan los objetos y muebles en las habitaciones pone en valor la esencia del espacio eliminando los elementos accesorios. Las viviendas están llenas de objetos por todas partes, somos grandes acumuladores. Lo que parece ordenado en una foto, tiende a verse más caótico en la realidad.

¿Dónde acaba todo lo que no se ve en la foto? Se va moviendo de un lado a otro de la casa. ¡En las sesiones de fotos acabas agotado!.


















A un lado, en la cocina..................................................................Al otro lado, en el salón.





















La iluminación natural suele ser reforzada con algún foco para dar luz a las zonas más oscuras. En otras ocasiones es mejor recortar la escena para quedarnos con lo esencial, como en el siguiente ejemplo.

¿Quién hizo esta fotografía? Porque no hay nadie que se refleje en el espejo.





Por último, siempre es interesante fotografiar la arquitectura en uso. Nosotros solemos ser los modelos de nuestros reportajes.


























El reportaje fue realizado por el fotógrafo Javier Ortega. javierortega.es

miércoles, 8 de julio de 2015

Frescura y colorido en nuestro último proyecto: FORTISSIMO

Para los que recordéis el restaurante FORTE en el barrio de Salamanca, os presentamos a su veraniego mellizo FORTISSIMO, en Camino de la Zarzuela 19, Valdemarín, Aravaca. Las pizzas, igual de buenas, pero el ambiente es muy diferente, más fresco y colorido.
El  local diáfano, lleno de columnas, sin elementos de referencia, era un punto de partida difícil.
Cuando entras en un espacio, necesitas orientarte y reconocer distintas zonas. Una vez sentado, no te gusta estar en medio, o en el paso... Por eso la distribución es tan importante para sentirte bien en cualquier sitio.

Además de la distribución, un espacio necesita carácter, eso que lo hace especial. La Piazzeta Italiana fue nuestra inspiración: un lugar de encuentro, friendly, familiar, positivo y para disfrutar.

Empezamos a desarrollar, junto con la colaboración de la diseñadora y artista Alicia Velázquez, el diseño del suelo para diferenciar zonas: el centro de la piazzeta, los puestos (en nuestro caso bar y cocina) y las zonas de paso. 
Los toldos, más allá de ser decorativos y recrear un exterior, tienen varias funciones importantes: ocultan las instalaciones, difuminan la luz y mejoran la acústica. 
 
Nos imaginamos una línea de horizonte de espejo donde te reflejas cuando estás sentado. De esa línea hacia abajo se concentra el color, los patrones del suelo y los muebles; y de esa línea hacia arriba todo es de un color claro y luminoso.


Pensamos, además, sobre la experiencia de estar sentado, como si se tratase de una placita, un jardín, un lugar tranquilo y relajado donde puedes disfrutar de un espacio rodeado de luz natural.



Si estás en Madrid pasando calor... Aprovecha hasta el 31 de Julio para pasarte por FORTISSIMO. Diles que vas de parte de more-co y te invitarán a un spritz o un té helado de bienvenida en la terraza. Está en Camino de la Zarzuela 19, Valdemarín, Madrid. 

¡No dejes de contarnos qué te ha parecido!


viernes, 30 de enero de 2015

Mi obra ¿o mi vida? patas arriba

Quien más y quien menos, empieza el año lleno de propósitos y nuevas ilusiones. El nuestro para 2015 será arrojar luz sobre el gran reto de llevar a cabo un proyecto, sin que éste se convierta en una pesadilla.

Para ello, yo misma me he sometido a este reto, siendo mi propia clienta...
¿Quedará bien?, ¿le gustará a mi madre?, ¿me reprochará mi hija no haberle dejado suficiente espacio e intimidad...?



Un proyecto de arquitectura es esto, un camino lleno de preguntas sin respuesta, una incertidumbre de principio a fin. Pero es un proceso por el que todo aquel que se embarca en una obra, tiene que pasar.


Es difícil elegir hoy, aquello con lo que vas a convivir durante muchos años. Por eso, hay que perder ese miedo a equivocarnos, a discutir con nuestra pareja, ¡a sufrir insomnio! 
¿Quien dijo que una obra no era estresante?


Os puedo contar algunas de mis anécdotas favoritas de la reforma de mi casa.

Por ejemplo, un suelo para toda la casa... ¿es práctico? Puede que sí... Además es de Herzog & De Meuron, ¡muy especial! No puedo resistir la tentación. Tiene relieve, es blanco y delicado... ¿cómo limpiarlo bien? ¿cojearán todas las sillas? 



Una cocina hecha con materiales libres de tóxicos. Los que me conocéis ya sabéis que me preocupa la construcción biosaludable. Esta cocina ha sido un reto personal en el que quería experimentar pero... ¿qué pasa con los módulos estándar de cocina? ¡¿y con los olores en toda la casa?! Hasta qué punto eso es funcional. Tendré que practicar conmigo misma para superar este reto y conseguir una cocina prototipo.

La negociación con los vecinos sobre la conexión a una de las bajantes. De eso dependería tener uno o dos baños en casa...

Estas son sólo algunas de las dudas existenciales a las que nos exponemos durante una obra. Cuando llegue vuestro momento... ¡Que sepáis que no sois los únicos! ¡Todos mis clientes han tenido dudas!

Pero echad un vistazo al resultado y decidme... ¿merece la pena?








Ya os enseñaré el resultado...





miércoles, 29 de octubre de 2014

El nuevo restaurante italiano FORTE se disfruta con los cinco sentidos



¿Te acuerdas cuando decíamos en El Huerto de Lucas que somos lo que comemos, pero también lo que tocamos, olemos, vemos y oímos? Cuántas veces pasa que la comida está riquísima pero apenas se ve, por la mala iluminación, o que hay tanto ruido que no puedes oír a tus compañeros de mesa.

Comemos con los cinco sentidos, y es lo que hemos tenido en cuenta a la hora de diseñar nuestro último proyecto: el restaurante italiano FORTE, que ha abierto sus puertas en la Calle Serrano nº 85. Aquí, el sentido del gusto y el olfato lo cuidan con cariño Mattia, Andrea y Ranieri, con sus pizzas y vinos. Del resto de los sentidos nos encargamos nosotros, con la colaboración de la diseñadora y artista 
Alicia Velázquez. ¡Te vamos a contar cómo!

martes, 10 de junio de 2014

5 claves en la construcción de El Huerto de Lucas


Recientemente te hablamos de nuestro último proyecto, El Huerto de Lucas, que estaba a punto de abrir sus puertas. Hace unas semanas asistimos a su inauguración y pudimos disfrutar, por fin, del espacio completo y lleno de vida.


Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cómo ha sido el proceso de transformar una antigua panificadora abandonada en un mercado orgánico? ¡Te contamos las claves de la obra!